Home

La verdad es que no me está causando gran impresión la llegada del señor Obama al poder en Estados Unidos. Sinceramente le está quitando protagonismo lo horteras que pueden llegar a ser los americanos en sus celebraciones.

Por el contrarío, me está causando verdadera impresión la campaña de marketing que se está realizando para mejorar la imagen de Estados Unidos en Europa y supongo que en el resto del mundo. Campaña que intenta eliminar, tan rápido como pueden los medios afines e inventados por ellos, la conciencia colectiva antiamericana instalada que se ha convertido en la más negativa de la historia. Sobre todo tras episodios como la guerra de Irak o la creación del campo de concentración de Guantánamo. Esos episodios y otros episodios han acabado con la imagen de “país salvador” del viejo continente labrada por la historia con ayuda de la imaginería de Hollywood en el siglo XX.

Pero de eso se ha hablado mucho y no tanto de que esa mala imagen, trasladada por los últimos dirigentes de este país, ha traspasado las propias fronteras nacionales y ha conseguido que la actual sociedad americana se encuentre más fragmentada que nunca. ¿Entonces? ¿Se ha derrumbado la unidad nacional tan bien mantenida durante siglos y sustentada por la fábula del sueño americano?.

La fragmentación ha sido totalmente clara tras el desastroso 11-S. El ataque a América fue respondido con una guerra y con la movilización de un país en torno a su bandera y sus símbolos. Todos hemos visto muchísimas veces y recordamos la imagen tan televisiva: puerta de hogar americano y mástil viril con la bandera de barras y estrellas en honor a sus víctimas. Ejemplo claro de la unidad sustentada de forma inquebrantable y desmesurada por la mayoría blanca americana. El orgullo de un país estuvo en manos de una mayoría que, tras el pucherazo de las segundas elecciones ganadas por Bush a Al Gore, cualquier analista político definiría como debilitada o menos suficiente. Y es ahí donde está la cuestión, quienes ejercen el poder de Estados Unidos han visto claro que “su mayoría blanca” ya no es suficientemente potente para mantener políticas nacionalistas en pro de la unidad por un sueño. Ahora tienen un enemigo. Y en su primer intento se equivocaron de enemigo, no contaron con que en una sociedad democrática el enemigo más complicado puede estar en casa. Y al segundo intento han visto claro que su enemigo está simbolizado en forma de “segregación racial” y está formado por personas que no creen en esos Estados Unidos que no son unos Estados Unidos de todos los americanos.

Han sido los Demócratas, fuera del poder, quienes han apostado con gran visión y “sentido de Estado” por el momento de las minorías con la llegada de un candidato de color a la primera figura de un país que con su mayoría blanca no sustenta su modelo y las actuales actuaciones políticas. Hoy Barack Obama es el Presidente cuya principal motivación es crear una mayoría suficiente para gobernar un país de todos los americanos con una mayoría suficiente que esté formada por blancos y negros, dejando también opción para enorgullecer a latinos, chinos, indios… que aún no son necesarios pero cualquier día pueden serlo.

Pero que nadie se lleve a engaños, Estados Unidos es un Imperio y el objetivo de su clase política es seguir siéndolo. El Emperador es quien tiene esa responsabilidad y, hoy, es Barack Obama y, antes, ha sido George Bush y, en el futuro, podrá ser un “Obama Bush” y lo demás es marketing, vender periódicos, vender ilusión, cambiar una imagen deteriorada en tiempos de crisis, discursos panfletarios. De nuevo poniendo la voz de Evaristo: “esto es Politica hey!! ho!!!”. Aunque de ilusión también se vive y ahora es el tiempo de la ilusión. Pero siendo más pragmático diría que es tiempo de ingeniería política y tiempos de cambio. Vamos a ver como nos manejan. Suerte al jefe.

Anuncios

2 pensamientos en “"Obama Bush"

  1. Nos han vendido muy bien la moto, todo el planeta mira con ojos de esperanza hacia el que creen el salvador de nuestros destinos, un obama completamente distinto al retrasado y bélico bush. Es verdad que incluso mi sentimiento antiamericano se a suavizado un poco.Fué increible comprobar como un candidato a la presidencia estadounidense congregaba a tanta gente en un mitin político en berlin. Ha empezado su mandato con un buen gesto, cerrando guantánamo, pero demasiados ojos le miran y el extender el sueño americano al resto del mundo tiene sus inconvenientes, más le vale hacerlo medianamente bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s