Home

Estoy dándole vueltas al tema de los abucheos al Presidente del Gobierno en el desfile de la Fiesta Nacional del 12 de octubre y cómo Carme Chacón está buscando una solución para que el año que viene no sea aún peor (que lo será). La opción que ha tomado es proponer modificar el protocolo del acto, supongo que para intentar alejar a la muchedumbre ruidosas de nuestros políticos y representantes magnos, una solución “muy de la época” y muy lógica de aquel que recibe la primera mirada de su jefe cuando ocurre un error.

Pero como tengo empatía con la Ministra me gustaría entablar conversación imaginaria con Carme donde le haría tres preguntas que seguro nos llevarían a proponer una solución definitiva. Vamos a ellas:
La primera pregunta se la haría a la Ministra: ¿Has pensado alguna vez eliminar este evento? Estoy seguro que en tus años más mozos de socialista lo has soñado.
La segunda dirigida a la Carme ciudadana: ¿Qué significa un desfile militar por las calles de Madrid en el año 2011?
Y la tercera a la gestora política: ¿Cuánto cuesta poner en marcha todo este tinglao? Eso ¿cuánto cuesta, ensayar, disponer 3.000 personas y equipos, coordinarse, trasladarlos, hacerlos volar, preparar el recorrido, las horas extras, alimentarlos, gasolina, alojamiento…?
Con sus respuesta me resultaría sencillo arriesgarme y proponer una solución final que evitará los abucheos al jefe de Carme y, a muchos, convivir y tener que explicar a sus hijos este tipo de ceremonias y liturgias que consideramos de otros siglos, de escaso interés para nuestra sociedad e incluso de dudoso gusto estético. Lógicamente esta solución es la abolición. Ahora: me está entrando la risa por que como nos pongamos así entre abolir los toros y los desfiles militares va a ser verdad que nos vamos a cargar a ¡España!. Pero bueno, también es verdad que a algunos nos gusta vivir en un país de perfil bajo.
Anuncios

2 pensamientos en “Una solución final, por ejemplo

  1. Personalmente yo lo considero un merecido homenaje a una institución y a unos hombres que con su sacrificio y su esfuerzo, han hecho y siguen haciendo mucho por nuestro pais.
    El abucheo a Zapatero es tan normal aquí como en un partido de futbol, ya que le deben abuchear por donde va pasando.
    El tinglado cuesta menos de lo que vale organizar un encuentro de civilizaciones, un congreso del psoe o cualquier otra cosita de esas.
    Los soldados se alojan en cuarteles no en hoteles cinco estrellas como los políticos.
    La comida que les dan es de risa, no viene Adría a preparles el cattering, como a los políticos.
    En fin PP (digo pepe, perdona el error)cuando hay incendios o desastres naturales allí está el ejército, dejandose los cojones por cuatro duros al mes y si caen en cto de servicio, lo asumen familiares y amigos con orgullo, convencidos de que han cumplido con su trabajo.
    No se puede decir lo mismo de los políticos.
    A chuparla los políticos…es mi reflexión.
    Viva el ejército español!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s