Home

El 18 de septiembre marchó Santiago Carrillo después de vivir los 97 años de, probablemente, la historia más apasionante de este país. Seguro uno de los personajes españoles más importantes en el siglo pasado. Para mi, y también para mi generación, un recuerdo y símbolo infantil de los primeros pasos en la política. Aún recuerdo su imagen en la propaganda de los primeros comicios electorales de la democracia y en las pegatinas que los niños pegábamos por todos lados sin tener conocimiento del contenido de las siglas.

Una figura trasmitida con mucha pasión por el “abuelo rojillo” que, ya en los primeros años de la democracia, hablaba a sus nietos de la pirenaica, de noches y reuniones clandestinas y del coraje de muchos ante las injusticias humanas y sociales de un régimen impuesto tras una victoria en una penosa guerra civil. Mientras la abuela, pragmática, intentaba cerrar heridas y proteger a los suyos de las ideas revolucionarias muertas con aquella frase lapidaria y adoctrinadora de conciencias: “tú, no te señales”.

Con la perspectiva del tiempo Santiago Carrillo se convirtió en maestro de todos aquellos reflexionan la democracia y tienen la política como profesión. A través de sus mítines, libros, artículos, conferencias o en su longeva participación en las ondas  ha sido marca de reflexión cuidada, imagen de valores ciudadanos y ejemplo de convivencia. Yo algunas veces soñé hablar como él. Amigos y enemigos hoy lo echan de menos.

¡Hasta siempre!

Foto: vía El País.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s