Home
TONY-PUIG
Mi muro lleva unos días al rojo vivo y pone a mi alcance una serie de ideas, consejos y propuestas con la que un grupo de ciudadanos se ha puesto en marcha, a través de un grupo de Facebook, para salvar mi/nuestra ciudad. De ahí el nombre que han elegido para su grupo abierto: ‘SALVEMOS PUERTOLLANO’ . Con su inquietud ciudadana he recordado la visita a Puertollano del maestro y detonador de ideas sobre las ciudades y las personas: Toni Puig, al que invitamos desde el Ayuntamiento hace un par de años para ofrecer una interesante charla en el Museo Municipal sobre ciudad, ciudadanía, pasión y cultura.

Toni hace un par de años contaba que estábamos en ‘tiempos de ciudadanos indignados, responsables y proactivos’.
Con él tuve la oportunidad de pasear por nuestra calles. Mirándolas me contaba que le preocupaba el proceso de américa latinización de las ciudades españolas y veía en Puertollano un ejemplo de ello.
Ciudad de Bolivia

Ciudad de Bolivia

En plena crisis económica y con la excusa, no tan irreal, de la falta de dineros en las arcas públicas, las ciudades españolas sufren un hecho en común: la falta de mantenimiento en los espacios urbanos y cierta dejadez, no sin preocupación, de las administraciones (calles y plazas desordenadas, baches en carreteras, falta de limpieza, jardines y parterres inexistentes, nulo recambio del mobiliario urbano…). Un proceso que comienza en zonas periféricas, menos pobladas, y obtiene como resultado el distanciamiento entre barrios y centro, hecho que con tiempo genera la coexistencia de dos o más ciudades, de dos o más tipos de ciudadanos…, en definitiva desigualdad. De igual forma que el modelo de ciudad latinoamérica: ciudades sin planificación, sin urbanismo, sin cohesión social donde la máxima expresión es cuando la violencia es un elemento más en la vida cotidiana.

Puertollano: Parapeto.

Puertollano: Parapeto.

La Red como señal de alarma

Desde esos días, Toni, si continúa fijándose a distancia en Puertollano -como en cualquier otra ciudad-, podrá observar como una serie de ciudadanos han elegido Internet y las Redes Sociales para mostrar, con todo tipo de detalles gráficos, cómo está su plaza o su barrio.
Internet se ha convertido en la voz de alarma, en herramienta de participación y de trabajo. En un lugar de escucha, aún poco metodológica, de una ciudadanía ‘proactiva’, que muestra a sus Representantes las carencias, más allá de lo que ellos mismos (o sus empleados) pueden detectar.
Una forma de voluntariado ciudadano que ha supuesto una relación productiva real, en la que los administradores más ágiles, han utilizado la información para solucionar, planificar o dotar. Ese es un cambio real, nada virtual, que se produce con la tecnología con la que hoy algunos inician el reto de ‘salvar Puertollano’.

Una visión personal y la actitud responsable

 

Idea18

Ideas de Toni Puig

A pesar de un optimismo radical, hace tiempo que ya me cansé de los grupos de ciudadanos indignados de Facebook en los que he participado, sobre todo los que se refieren a mi ciudad. Muchos de ellos por no poder definirlos fácilmente con el calificativo de responsables. Experiencia que bien seguro tenéis muchos de vosotros.
Una actitud responsable será muy útil para que el nuevo grupo ‘SALVEMOS PUERTOLLANO’ adquiera relevancia más allá de la discusión, aportando muchas ideas y necesidades transformadoras. Ese nuevo ‘nosotros’ no dispone de dinero para invertir y crear empleo, que es la demanda estrella y lo que realmente necesitamos, pero sí dispone de las condiciones para que nuestra ciudad sea amable y se convierta al fin en un lugar donde todos quieran estar/vivir/visitar.
Será difícil conseguir un grupo ‘proactivo’ y sin embargo eso será lo realmente útil para la ciudad, aunar esfuerzo más allá de la exposición de ideas encontradas que pueden incluso ser irreconciliables.

Responsabilidad y pluralidad, otra palabra mágica

Lourdes, de quien admiro su responsabilidad y moderación, me va a permitir seguir siendo excesivo para opinar sobre uno de problemas básicos de la ciudad y nuestro país. Tenemos una base de participación débil y olvidamos fácilmente que ‘nosotros’ somos parte del problema. Nos hemos dejado llevar. La militancia ciudadana es inexistente. El tejido ciudadano, en este caso la red social de Puertollano, carece de transversalidad y pluralidad, es tan individualista como defensora de lo suyo en conjunto.
Las asociaciones existentes defienden los intereses de las propias asociaciones sin preocuparse por más. Son pequeños ‘lobbys’ que ejercen presión para solucionar ‘lo suyo’. Dejamos la responsabilidad a otros y nos resulta más sencillo pedir que dar. También, es más fácil dar y continuar un modelo caritativo o paternalista que tejer un modelo colaborativo y emancipador que otorgue las herramientas para equiparar oportunidades.
Más que plural hoy somos una ciudadanía dependiente, en clave familiar supone necesitar papá y mamá para que nos organicen, sin participación real.
¡Salgamos del espacio de confort!, de la queja, dejemos trabajar a los que saben pero con  responsabilidad: hablemos, escuchemos, entendámonos, participemos…, tomemos decisiones compartidas.
Eso hará nuestro esfuerzo muy útil.

El reto está en nosotros

Rompamos con el ‘haz lo que yo diga pero no lo que yo haga’, emblema oral de la hipocresía, empecemos a construir desde los detalles: demos los buenos días, cuidemos nuestro entorno, mimemos nuestros escaparates, mantengamos limpias nuestras calles, respetemos los espacios compartidos…
Tengamos planes y acciones. Participad en organizar nuestros planes y acciones, en organizar nuestros barrios, nuestras verbenas, nuestras fiestas, nuestros lugares…, que nuestros jóvenes elijan sus conciertos, que hablemos con nuestros artistas para que nos muestren su arte y el que debemos ver de otros lugares…
Tomemos conciencia de lo que cuesta ese esfuerzo. La clave para ser una ciudad relevante es tener una ciudadanía relevante.
Para ello es muy importante el método. Toda red para generar interés debe tener un objetivo y un método para la interacción. Si no sólo será un apéndice o un mero grito! que buscará la respuesta de otros (otra vez, la administración por ejemplo)
Adquiramos método, convirtamos nuestra necesidad en la fuerza, seamos ciudadanos responsables, indignados y proactivos. Marquemos objetivo, partamos de querernos como personas, de querer a nuestra familia, a nuestros vecinos, a nuestro barrio, de querer a nuestra ciudad, de hacer todo lo que está en nuestra mano para hacer una ciudad más amable, más limpia, más educada.
Exijamos a los demás lo que nosotros somos.
Ese es un buen camino.

Documentación para el método

Para los más interesados en poder llevar a cabo ideas en grupo podéis trabajar con: ‘el libro rojo de las asociaciones’ de Toni Puig. Un método para convertir a los ciudadanos indignados, responsables y productivos, en una verdadera asociación de voluntarios para mejorar la calidad de la vida cotidiana más allá de las Redes.
 http://www.tonipuig.com/pdf’sok/libros/EL%20LIBRO%20ROJO.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s